La armonía, la horticultura mezcla en el Cabo del Miedo del Jardín Botánico de la Tercera … – Fayetteville Observer

Los exteriores de la pista de baile en el Jardín Botánico de Cape Fear no había visto todavía su primer par de botas de vaquero, pero Taryn Hughes no me preocupaba.

Después de todo, el sol no había bastante deslizó detrás de un rodal de pinos que bordeaban el jardín.

“Nadie baila hasta que el sol va hacia abajo,” dijo Hughes. “Hasta entonces, todos están tomando con calma.”

Además, los principios de la multitud en la primera al aire libre, el Tercer jueves del evento era feliz simplemente para relajarse, tomar en la música y el clima inusualmente cálido.

Que estaba bien con Hughes, el director de marketing para el jardín. Jueves del evento, se llama la Cerveza de BARBACOA y Botas, fue el primer concierto al aire libre de la programación de verano.

“Hemos tenido una en Marzo”, dijo. “Estaba bien, pero tenía que ser celebrada en el interior. Eso no es realmente lo que estábamos haciendo.

“Queremos llevar la música fuera en el jardín. Las personas disfrutan de venir aquí, les gusta traer a su familia, pero seguimos escuchando que la gente quería tener un tiempo durante la semana cuando nos estaría abierto.

“Esta es una gran manera de dar a la gente la oportunidad de hacerlo.”

Algunas personas trajeron sillas o mantas para difundir y disfrutar de la noche. Casi todo el mundo estaba definitivamente vestida de abajo.

“La realidad es que apuesto a que aquí todo el mundo lo estaría haciendo exactamente lo mismo, solo que en el patio de su casa”, dijo Sarah Miller. Había llegado con amigos y era relajante a través de una fría cerveza y la comida de Mi Papá Barbacoa. El whisky de los Pinos, un country blues dúo de Pinos del Sur estaba terminando una versión acústica de Bruce Springsteen “Atlantic City”. Un poquito al sur de la brisa agitó la noche como sombras cubrieron el todavía desocupado pista de baile.

Un par de personas recorrieron el jardín, pero con cosas del pasado azaleas y no se muy bien a la madreselva de la temporada, las flores eran escasas.

Además, esta fue una noche para relajarse y, ocasionalmente, a cantar con la banda.

Incluso si, como 13 meses de edad, Avery Wonnenberg, que no sabía muy bien cómo cantar todavía. Ella tomó en cada canción, saltando al ritmo y a las palmas. Sus padres, Keith y Jannell, la llevó a su jardín para disfrutar de la noche,” dice su mamá.

“Venimos de Colorado,” Keith Wonnenberg dijo. “Ellos tienen un montón de eventos como este por ahí. Me alegro de ver esto.”

Esa fue la reacción general de jardín los huéspedes, una mezcla ecléctica de los jubilados, las familias de militares y jóvenes profesionales.

“El frío de la cerveza y de la buena alimentación ayuda”, bromeó Dan Oakes, que estaba sentado con amigos como el Whisky Pinos rodó en La Banda “En Cripple Creek.”

“Estoy súper feliz de tener una buena, alegre pero no demasiado ocupado lugar para relajarse con los amigos y disfrutar de nosotros mismos”, agregó la Paz Luces. “Por lo general, usted tiene que conducir a Raleigh o el Triángulo del este.”

El próximo mes, el Cabo del Miedo del Jardín Botánico de Tercer jueves contará con una tarde de playa, música — y, probablemente, mucho más baile.

“Definitivamente vamos a volver la próxima vez,” Luces, dijo.

Escritor del personal de Pollo Jacobs puede ser alcanzado en 486-3515 o cjacobs@fayobserver.com.

AUTOAYUDA CRECIMIENTO PERSONAL

Harmony, horticulture blend at Cape Fear Botanical Garden’s Third … – Fayetteville Observer

The outdoor dance floor at Cape Fear Botanical Garden hadn’t yet seen its first pair of cowboy boots, but Taryn Hughes wasn’t worried.

After all, the sun hadn’t quite slipped behind a stand of pines that bordered the garden.

“Nobody dances until the sun goes down,” Hughes said. “Until then, everyone is just taking it easy.”

Besides, the early crowd at the first outdoor Third Thursday event was happy just to relax, taking in the music and unseasonably warm weather.

Which was fine with Hughes, the marketing director for the garden. Thursday’s event, called Beer BBQ and Boots, was the first outdoor concert of the summer schedule.

“We had one in March,” she said. “It was OK, but it had to be held indoors. That’s not really what we were getting at.

“We want to bring music outside into the garden. People enjoy coming here, they like to bring their family, but we kept hearing that people wanted to have a time during the week when we’d be open.

“This is a great way to give people that opportunity.”

Some people brought chairs or blankets to spread out and take in the evening. Nearly everyone was definitely dressed down.

“The reality is that I bet everyone here would be doing the exact same thing, just in their backyard,” said Sarah Miller. She had arrived with friends and was relaxing over a cold beer and food from My Daddy’s Barbeque. Whiskey Pines, a  country-blues duet from Southern Pines was wrapping an acoustic version of Bruce Springsteen’s “Atlantic City.” A light southerly breeze stirred the evening as shadows covered the still unoccupied dance floor.

A few folks toured the garden, but with things past azaleas and not quite to honeysuckle season, blossoms were sparse. 

Besides, this was an evening for relaxing and occasionally singing along with the band.

Even if, like 13-month-old Avery Wonnenberg, you didn’t quite know how to sing yet. She took in each song, bouncing to the rhythm and clapping. Her parents, Keith and Jannell, brought her to the garden “to enjoy the evening,” her mom said.

“We came from Colorado,” Keith Wonnenberg said. “They have lots of events like this out there. I’m glad to see this.”

That was the general reaction from garden guests, an eclectic blend of retirees, military families and young professionals.

“Cold beer and good food help,” joked Dan Oakes, who was sitting with friends as Whiskey Pines rolled into The Band’s “Up On Cripple Creek.”

“I’m just super happy to have a nice, lively but not-too busy place to relax with friends and enjoy ourselves,” added Peace Lites. “Usually you have to drive to Raleigh or the Triangle for this.”

Next month, Cape Fear Botanical Garden’s Third Thursday will feature an evening of beach music — and, likely, a lot more dancing.

“We’ll definitely come back next time,” Lites said.

Staff writer Chick Jacobs can be reached at 486-3515 or cjacobs@fayobserver.com.

AUTOAYUDA CRECIMIENTO PERSONAL

Mystic Mantra: el Zen es la forma más pura de la meditación – Deccan Chronicle

Un hombre de Zen trata a todas las formas de vida, incluyendo objetos inanimados con reverencia, como el Zen es la forma más pura de la meditación. Para un practicante Zen no importa lo que está fuera; lo que importa es cómo se responde a ella — sensibilidad o minúsculas. Siente el latido de la vida en todo lo que le rodea. La vida existe en una unidad orgánica en todas sus formas. El ojo interior de la meditación mira con la sensibilidad y la gracia. He oído una historia Zen dijo Osho en uno de sus discursos: Un discípulo llegó a la Maestra para aprender la meditación. Antes de que el discípulo había ido a ver un juego de polo. Los maestros Zen son únicos y disfrutar de todo tipo de juegos, incluso aquellos que normalmente pensamos son mundanas.

Por lo que este Maestro tenía curiosidad sobre el juego de polo. Él le preguntó a su discípulo, “me Dicen un par de cosas. Eran los jinetes de los caballos cansados?” El discípulo dijo, “Sí, al final del juego se veía cansado.” Entonces el Maestro dijo, “Fueron los caballos cansados ?” El discípulo dijo, “Sí, un poco, no tanto como los pilotos, pero incluso los caballos estaban cansados.” Entonces el Maestro dijo, “la última y La pregunta final — fueron de los postes los postes de madera que son necesarios en el juego, eran demasiado cansado?”
Ahora, esto era demasiado! El discípulo vaciló un poco. El Maestro dijo, “entra en tu aposento, y meditar sobre ella. Mañana por la mañana usted puede contestar.”

El discípulo estaba realmente desconcertado acerca de cómo los postes de madera podría estar cansado, y por lo tanto no podía dormir en toda la noche, él seguía dando vueltas y vueltas en su cama. Finalmente, en la madrugada, un poco de perspicacia caí en la cuenta de él y corrió a la Maestra, se postró a sus pies, y él dijo, “Sí Maestro, estaban cansados.” El Maestro dijo, “yo soy feliz. Tu vas al polo de juego no ha sido inútil.” Un discípulo que estaba presente allí y escuchar esta conversación, le preguntó al Maestro, “¿Qué tontería es esta? ¿Cómo pueden los postes de madera de estar cansado?”

Y el Maestro respondió, “Si los postes de madera no puede ser cansado, nadie puede estar cansado porque toda esta existencia es uno. Si un hombre se cansa, si los caballos se cansan, entonces los postes de madera también se cansa. Toda la existencia es una manifestación de la energía”. Osho concluye en su charla sobre el Hilo de la Meditación: ha sido uno de los más peligrosos ideas a través de los siglos que la vida puede ser dividido en partes separadas. La vida es indivisible, orgánicos, es todo. El momento en que uno se divide una mata. Esta es una de las cosas más fundamentales en mi enfoque hacia la vida. Yo me lo tomo como un todo.

MÚSICA RELAJACIÓN MÚSICA RELAJANTE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. This site uses cookies for you to have the best user experience. If you continue to browse you are giving your consent to the acceptance of the aforementioned cookies Nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR